Lunes, 20 Marzo 2017 17:28

70 años de democracia y solidarismo ininterrumpidos

Escrito por

Para las nuevas generaciones de costarricenses y de solidaristas en particular, es fundamental revelar cuál ha sido el devenir de Costa Rica para que poco a poco, se conozcan hitos importantes de nuestro desarrollo como nación, y con ello entender mejor los logros alcanzados y los retos que como país todavía nos falta por enfrentar.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar


Sin lugar a dudas, uno de esos hitos trascendentales es el lanzamiento hace ya 70 años en 1947, por parte de don Alberto Martén Chavarrìa, del modelo solidarista de organización social-laboral de profundas implicaciones para el desarrollo nacional y el bienestar colectivo e individual de los trabajadores (as) costarricenses.
No es casualidad que ese lanzamiento,prácticamente coincida con 69 años de democracia ininterrumpida, después de los hechos ocurridos en la guerra civil de 1948. Tampoco es casualidad que el 7 de noviembre, se celebre el Día de la Democracia, se haya promulgado nuestra Constitución Política en 1949 y que se haya firmado la Ley que cobija al solidarismo en 1984.
Solidarismo y democracia han sido compañeros de viaje de un destino común que le ha permitido a nuestro país avanzar con prosperidad, armonía laboral y progreso social a lo largo de todas estas décadas. Este destino compartido fue claramente trazado por don Alberto, cuando en sus escritos reiteradamente enunciaba la esencia de su visión solidarista: que el destino de los pueblos está ligado inextricablemente a su capacidad para encontrar puntos de convergencia, de cooperación y solidaridad para emprender de manera colectiva, sin extremismos o polarizaciones, el camino hacia estadios superiores de desarrollo.
Con esta portentosa visión, desencadenó un movimiento social, práctico, vigoroso basado en la colaboración de clases, la armonía social en las empresas y la paz social en la nación, bastiones de la cultura democrática y de paz prevaleciente en nuestra amada Costa Rica.
Setenta años después de su fundación, el Movimiento Solidarista Costarricense renueva su compromiso de mantener intacta la filosofía y los valores solidaristas conscientes de que Costa Rica vive circunstancias distintas que exigen de un urgente dialogo social para que todos y todas unidos como un solo colectivo, enfrentemos con ese espíritu solidario los retos por un país más próspero, equitativo y justo.