Jueves, 13 Abril 2017 13:28

Verdad a Secas

Escrito por

Todos los años, en esta época, escuchamos el mismo mensaje. En medio de los ayunos de cuaresma, el intenso calor y empanadas de chiverre, nos dicen que ahorremos agua.
Es tan conocido el mensaje que muchos lo oyen pero no lo escuchan. No lo determinan y mucho menos lo ponen en práctica. Y no se percatan de las terribles consecuencias que esto tiene para el presente y para el futuro.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar


Seguimos creyendo que la escasez de agua es un tema que otros tienen que solucionar, cuando en realidad, está en nuestras manos. El agua que derrochemos hoy es la que le estamos quitando a los vecinos e incluso a nuestros nietos más adelante.
El agua hay que cuidarla todo el año, pero el mensaje toma fuerza durante la estación seca porque convergen dos situaciones: los ríos de donde se toma bajan su caudal, y porque en medio del calor y el polvo aumentamos el consumo de una forma significativa.
De todo el planeta, sólo el 2.8% del agua es dulce y menos del 0.6% de ella puede ser usada por el ser humano. Estos datos reflejan la necesidad que tenemos de proteger las nacientes, ríos y quebradas, pero sobretodo evitar el desperdicio.
En la provincia herediana, los vecinos de las zonas altas del cantón de San Isidro, tienen racionamientos. La Empresa de Servicios Públicos de Heredia, trabaja en la construcción de un nuevo tanque y otras mejoras que vendrán a aliviar estos inconvenientes.
El compromiso por mejorar el suministro también involucra la construcción de pozos que daría una solución definitiva, para lo cual se está a la espera del aval del Servicio Nacional de Riego y Avenamiento, SENARA. Mejoras similares se realizan en San Rafael de Heredia, donde incluso la Sala Constitucional avaló la labor de la ESPH, al declarar sin lugar un recurso de amparo en su contra.
Pero de nada valdrá aumentar las fuentes de agua si no cambiamos los hábitos. Cada minuto con la llave abierta mientras lava los platos, desperdicia hasta 10 litros de agua. Otros 10 litros se van literalmente por el escusado cada vez que jala la cadena. Y en la ducha, un baño de 5 minutos gasta 50 litros, ¿usted cuánto tarda?
En esta época, donde se hace un llamado a la reflexión de nuestros actos por la cuaresma, no está de más que también medite sobre su consumo de agua; no importa su credo.
Y para que el mensaje no le suene repetitivo como el de año tras año, esta vez la invitación es para que Derroche, sí, derroche lo que quiera, pero conciencia, responsabilidad y compromiso.