Viernes, 03 Febrero 2017 10:11

La prensa escrita nos anunció que el 2016 fue el mejor y único año positivo para el Presidente de la República,

Escrito por

Este, que se inicia, por ser año electoral, las cosas se complican, pero cuidado, se apuntan tres logros que pueden resultar ser un espejismo.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar


En relación a la atención al huracán Otto cabe decir que el señor presidente hizo una buena labor, de dirección, coordinación y la toma de decisiones fueron las correctas en virtud de que la Comisión Nacional de Emergencias fue omisa en todo lo relacionado, no apareció. Al cesar lo que es del cesar y nuestras felicitaciones.
Sin embargo, en el tema macroeconómico se ha mantenido una estabilidad ficticia, artificial, la política cambiaria, crediticia, el nivel de inflación se han mantenido relativamente estables, pero gracias a la inyección de capital foráneo que ingresa al país vía empréstitos. ¿Qué pasara cuando estos se suspendan y ya lo han advertido las distintas Calificadoras de Riesgo en virtud de la falta de una ordenación presupuestaria, tributaria, control del déficit y racionalidad del gasto público? Podemos estar al frente de una amenaza latente para los próximos dos años, una recesión económica no beneficia a nadie, y más ahora con un partido minoritario – ML- en la presidencia de la Asamblea y en contra de todo.
Finalmente, la otra falacia es que le atribuyen al gobierno haber reducido la pobreza extrema en una cuarta parte, nada mas equivoco por cuanto en los primeros dos años de esta administración el nivel de pobreza extrema aumento al doble y si bien es cierto que las exportaciones y el crecimiento económico mejoro, lo fue para un segmento mínimo de la población, en consecuencia, la brecha social aumento, hoy día la pobreza es mayor a pesar de la reducción del número de familias, no nos confundamos y no nos engañemos.
El gobierno queda debiendo en materia de empleo, infraestructura, vivienda, seguridad, salud y otras áreas importantes en la atención mínima de los servicios básicos.
El pueblo quería un cambio, lo tuvo, se apelo a la ética y a la moral y los resultados fueron contrarios a estos principios, ser condenados por estafar al pueblo a través del financiamiento del Tribunal Supremo de Elecciones no es de recibo y menos conciliar en forma ilegal el no pago de impuestos a un medio importante, sin duda, esto será tema de campaña este año, a pesar de todo, sobrevivimos, cerremos nuestros ojos y digamos.