Viernes, 09 Septiembre 2016 06:03

La Ley del Empleo Público es una necesidad para el país

Escrito por

Para que la Caja Costarricense de Seguro Social, siga dando la atención de citas, comprando medicamentos y practicando cirugías; se debe garantizar su sostenibilidad financiera al igual que en el resto de instituciones públicas.

Es por eso que en la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), vemos con preocupación que por decisiones tomadas en el pasado, hoy las instituciones estatales dediquen cada vez más recursos al pago de salarios que a la compra de equipos, apertura de cupos para estudiantes o a la misma atención de los usuarios.

Según información de varios legisladores, que ha circulado en medios de comunicación, existen al menos 15 profesionales en la Caja que ganan entre ¢12 millones y ¢16 millones al mes; y 270 funcionarios con salarios de más de ¢10 millones mensuales. Todos esos ingresos son superiores a lo que recibe la figura del Presidente de la República.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar



Solo en los primeros seis meses del 2015, la Caja desembolsó ¢102.000 millones en el pago de anualidades, casi el doble de lo que costó el nuevo Hospital San Vicente de Paúl en Heredia.

Hoy, en medio de un elevado déficit fiscal, Costa Rica necesita ordenar sus finanzas, esos recursos que usted y yo aportamos por medio de nuestros impuestos cada mes.

En ese contexto, es indispensable discutir temas de empleo público y la racionalización del gasto; dejando claro que las reformas que se aprueben aplicarían solamente para los trabajadores públicos futuros, no los actuales.

En UCCAEP creemos que es urgente propiciar una mayor equidad. No podemos seguir postergando decisiones; el país requiere ajustes estructurales y para lograrlos se necesita valentía y decisión.

La ley de empleo público, debe promover un salario único, que limite los sobresueldos y regule razonablemente el régimen de cesantía y las anualidades.

Es tiempo que todos pongamos el bienestar de Costa Rica, por encima de los intereses gremiales o personales; dejando de lado las amenazas y los ataques, y promoviendo el diálogo y acuerdos por el bien de Costa Rica.